Probablemente ya has tenido la oportunidad de haber degustado la combinación de sabores dulce y salado de una marquesita. El tradicional postre yucateco que ha dado la vuelta al país entero (conocido en algunos lugares como “crepa yucateca”). Hoy, sus crujientes barquillos habitan por casi todas las ferias, plazas y parques de Yucatán.

La popularidad del aperitivo es innegable. Pero, ¿conoces su verdadero origen? Para encontrar la respuesta tenemos que regresar 111 años en el tiempo, cuando un heladero se las tuvo que ingeniar para sobrevivir el invierno.

El inicio

Desde el 11 de junio de 1910, el señor Vicente Mena Muñoz, mejor conocido como el primer “Polito”, vendió helados por la blanca Mérida. El oficio, como el apodo, se lo debió a su padre Leopoldo Mena Bonilla (Don “Polo”), quien inició el negocio familiar de sorbetes.

polito-mena-asiesmerida

Debido al parecido de los apodos, muchas personas confunden al creador del manjar dulce-salado, otorgándole el crédito al señor Leopoldo. Mismo que, además de vender helados, trabajó en el difunto periódico “La Revista de Mérida” (1864-1914).

Por obvias razones, de primavera a otoño las ventas de Vicente satisfacían las necesidades de él y su familia. Sin embargo, cuando el invierno llegaba los ingresos glaciales disminuían rotundamente.

El ingenio de “Polito”

En una ya lejana noche, Don “Polito” y su esposa, Carmita Mendoza Sabido, no encontraban algo para cenar. Entonces, cocinaron la masa restante de los barquillos del día y le agregaron un poco de queso Daisy. La combinación les agradó, pero no les fascinó.

el-verdadero-origen-de-la-marquesita-asiesmerida

Empezaron a ´jugar´ con la mezcla de masas y tipos de queso hasta llegar al fino cucurucho de la marquesita relleno del queso holandés o ´de bola´. El resultado gustó tanto a la pareja que Vicente comenzó a vender el invento de taco de barquillo durante las temporadas invernales.

El éxito llegó a tal grado que la demanda del postre obligó a que se ofreciera todos los días del año.

¿Por qué “Marquesita”?

El puesto de Don “Polito” visitaba constantemente las puertas del Colegio Americano, donde el despacho de su creación volaba. Dentro de la clientela escolar más fiel, se encontraban las hijas de un marqués español.

Pensando en el posible nombre del producto, Vicente sugirió “Marquesitos”. No obstante, Carmita llegó al rescate y le propuso a su esposo una mejor opción. Así, en honor a las niñas, el postre se proclamó como “Marquesitas”.

Consagración

marquesitas-polito-asiesmeridaTiempo después, el relleno de las marquesitas comenzó a depender del paladar del cliente. Mermelada, chocolate, cajeta, miel, etc. Variedad que catapultó al producto yucateco a diferentes rincones de México.

Actualmente, el puesto pionero continúa laborando en la entrada de la iglesia del Barrio de Santiago gracias a la nuera de Don “Polito”, Genny Sánchez; quien lleva 55 años atendiendo las “Marquesitas Polito” (ahora con la ayuda de su hijo, Gaspar Mena).

Por el otro lado, el negocio familiar original de sorbetes tampoco se ha quedado atrás. La Casa Polito sigue vendiendo helados artesanales en la calle 21 por 38, en la Placita Las Meridas del Mundo, Avenida Campestre (teléfono 999 944 5416).

casa polito asiesmerida


Lee también: ¿Tienes antojo? Postres en Mérida para quedarte satisfecho

 

Síguenos en Google News
Quizá te pueda interesar

Moisés Poot: Productos de henequén en Mérida

Productos de henequén: el regreso al oro verde de Yucatán. Los productos…

La artesanía viva: Conoce la historia del Maquech

Como Yucateco o Yucateca, seguramente ya has escuchado o conocido al famoso…

Números mayas y sistema de numeración maya ¡Aprende a contar!

La cultura maya es rica en tradiciones pero también en conocimiento y…

¿Por qué la ceiba es un árbol tan importante en Yucatán?

Este bello árbol habita en la selva tropical yucateca desde hace 120…