Estamos entrando en las épocas decembrinas y, en Yucatán, es momento de que en todos lados se escuchen voces infantiles al son de “me paro en la puerta, me quito el sombrero…”. Porque nada nos puede detener de salir con nuestro grupo de amigos en nuestra ramada yucateca.

Aunque, ¿alguna vez te has preguntado dónde proviene este famoso cantico o por qué es tan tradicional cantarlo? Pues no te quedes con la duda que hoy es momento de descubrirlo.

La Historia de la Ramada Yucateca

Como es de esperar por la letra de la canción, las ramada yucateca comparten su origen con las posadas, al ser ambas tradiciones religiosas.

Incluso, antes de poder salir a cantar, los niños suelen decorar una caja de cartón con pequeños recortes haciendo alusión a la peregrinación de José y María (aunque en Mérida también es común ver recortes de la Virgen de Guadalupe).

La caja también tiene que ir acompañada de una veladora y, como no, una latita para recibir nuestros pesitos. Originalmente, también se tendría que llevar una rama de limonaria o palma, de ahí su nombre. Sin embargo, esta se ha ido perdiendo con el tiempo.

Otra de las cosas que ha ido perdiendo la ramada yucateca es que, tradicionalmente, el dinero que se reúne debería ir directamente para la posada. Aún así, sigue siendo una buena actividad para que los niños puedan realizar durante estas fechas.

Esta actividad se suele realizar del primero de diciembre hasta el 15 del mismo mes. No obstante, también esto ha ido cambiando con el paso de los años, a tal punto de que a final de mes sigues viendo a niños pidiendo su ramada yucateca de casa en casa.

Letra

Ahora sí que para despedirnos te dejamos con la letra de esta peculiar canción:

Me paro en la puerta
me quito el sombrero
porque en esta casa vive un caballero.
Vive un caballero, vive un general
si nos da permiso para comenzar.

Naranjas y limas
limas y limones
aquí está la Virgen
de todas las flores.

En un jacalito de cal y de arena,
nació Jesucristo para Nochebuena.
A la media noche un gallo cantó
Y en su canto dijo: “Ya Cristo nació”.

Zacatito verde, lleno de rocío
el que no se tape se muere de frío.

Señora Santana ¿por qué llora el niño?
Por una manzana que se le ha perdido
Que no llore por una, yo le daré dos,
Una para el niño y otra para Dios.

La calaca tiene un diente, tiene un diente
Topogigio tiene dos,
Si nos da nuestro aguinaldo, se lo pagará el señor.

La respuesta:

Ya se va la rama, muy agradecida,
porque en esta casa fue bien recibida.
Pasen buenas noches, así les deseamos,
pasen buenas noches, nosotros nos vamos.

O en su defecto:

Ya se va la rama, muy desconsolada,
porque en esta casa no les dieron nada.
Pesen buenas noches, así les deseamos,
pasen buenas noches, nosotros nos vamos.


También te puede interesar: Navidad y sus expectativas: 5 tips para sobrellevarlo

Síguenos en Google News