Oh dulce navidad, aquella época en la que nos encontramos contando los días para por fin comer ese delicioso pavo y puré de papa que nos derrite el paladar. Aunque también es esa época en la que nunca faltan las preguntas de tu tía Carmen o el pleito de los terrenos de tu abuelita Hortencia.

Navidad además de representar el nacimiento de Jesucristo, también es verdad que representa expectativas.

Por ejemplo, tener la vida resuelta para esas preguntas incómodas. Cuando en realidad, todos nos manejamos a nuestro propio ritmo. 

Aquí te van 5 tips para sobrellevar la navidad

No, no lo digo en el sentido grinchySino como una guía de supervivencia para aquellos que se encuentren en esta incómoda posición.

  1. No te presiones: Podemos tender a poner un gran peso sobre nuestros hombros para cumplir con las expectativas familiares. Recuerda que eres una persona única, y que estás en el lugar donde tienes que estar.
  2. Sin compararse: Compararse puede resultar ser algo inevitable, y no digo que sea sencillo… pero, si podemos ir cambiando esta perspectiva de lo que tiene que ser e ir aceptando lo que es. En este caso, lo que somos.
  3. Sé paciente: Este tip puede ser algo controversial, y te voy a explicar porqué. Por supuesto que lidiar con la familia puede ser muy complicado, precisamente porque es tu familia; pero, aunque para nada está bien justificar acciones negativas es importante ser paciente. Recordemos que deconstruirse no es fácil, y que a veces los comentarios que podemos recibir aunque no sean de la manera que quisiéramos , no necesariamente significa que sean con una mala intención. Tomemos en cuenta que las personas somos lo que sabemos, con lo que nos vamos informando y con las ideologías que vamos creando.
  4. Vive el momento: Deja de pensar en errores pasados o en el qué hubiera pasado, lo pasado ya quedó atrás. Hoy convive, disfruta y aprovecha a tus seres queridos. El tiempo es prestado, y los momentos no regresan, pero si puedes crear nuevos.
  5. Nada es lineal: Sentir que tenemos que seguir un manual de instrucciones puede ser abrumador, recuerda que nada en esta vida es lineal. Todos avanzamos de diferente manera, no hay una manera correcta ni una incorrecta.

Espero que esto te sea de utilidad. Personalmente adoro la navidad, me recuerda a momentos alegres y mi estómago gruñe al pensar en todos los alimentos que habrá durante esa noche.

Justo hoy que vi la película El Grinch, me hizo reflexionar en eso mismo. La navidad no es cuánto dinero gastas, cuántos regalos recibiste o toda la cantidad de comida que vas a ingerir. Sino, lo que compartes.


Lee también: 6 motivos por los que te recomiendo tener una agenda

Síguenos en Google News