La sexualidad femenina lleva muchísimo tiempo siendo un tabú. Actualmente se busca poner el foco en desestigmatizarlo. Tiene tanto estigma que a penas en 2006 se le asignó al 8 de agosto el día internacional del orgasmo femenino.

Quisiera mencionar que no existe un día así para el orgasmo masculino debido a que no es un estigma. La importancia del 8 de agosto radica más allá de visibilizar esta problemática. Es permitir exponer diversas causas que atraviesan a la sexualidad femenina.

Un breve recorrido por su historia

La sexualidad femenina a lo largo de los siglos varias autoridades masculinas han concluido cuestiones que invisibilizan y señalan la sexualidad femenina como un asunto de vergüenza. Esto sin contar que el deseo femenino se ha querido controlar de muchas maneras. 

Antiguamente…

· Se usaron unos espéculos (similares a los de tortura) para certificar que una muchacha se pudiera casar. 

· Los egipcios practicaban escisión genital en niñas.

· Galeno pensaba que su función era mantener la matriz caliente.

· Sorano Éfeso describió una práctica para poder rebanar clítoris que consideraban grandes.

· Sigmund Freud afirmó que quienes disfrutaban de su clítoris eran neuróticas e inmaduras.

· Los vibradores no eran vistos como juguetes sexuales, se les veía únicamente para tratar problemas digestivos.

· Era una conducta anormal y lasciva que las mujeres tuvieran apetitos sexuales.

Como podemos ver han habido creencias y prácticas que no solo se basan en algo sin sustento sino que someten a las mujeres a reprimirnos. Incluso ahora hay países en el que continúan con dichas creencias. Estas ideas junto al coito centrismo han influido en la invisibilización del placer femenino y a que no conozcan sus propios cuerpos.

Retomando lo que mencioné al inicio del texto, el 8 de agosto es otro día para seguir con la lucha evidenciando los estigmas alrededor de la sexualidad femenina. Por tanto la exposición Cliteracy de la artista visual Sophia Wallace, que gira en torno al órgano femenino ayuda a tratar al clítoris en términos equivalentes al pene.

El papel del clítoris en la sexualidad femenina

Ahora bien, el clítoris tiene un papel fundamental en la sexualidad femenina. La primera información médica conocida del clítoris es en el siglo I antes de nuestra era (a.n.e), y en 1850 se descubre que este no tiene ninguna función reproductiva, ya que su función es el placer. Sin embargo, no tuvo seguimiento hasta 1988 cuando Helen O’Connell, publicó un estudio con la anatomía completa del clítoris que se publicó hasta el 2005. Para el 2015 se pudo hacer una reconstrucción 3D del clítoris. 

Este órgano también tiene erecciones y más de 8.000 terminaciones nerviosas solo en la punta del clítoris (solo vemos 1/3), indicándonos el doble que en el pene. De hecho, estos órganos son similares, por lo que los fetos tienen los mismos genitales hasta la semana 12 de embarazo. 

Un dato que me parece muy peculiar para compartirles es que el clítoris a la tercera edad lo tendremos 2,5 veces más grande que en nuestra adolescencia.

Se me ocurren un millón de motivos por el cual masturbarse, sin embargo, por practicidad te dejo con cinco razones para hacerlo de acuerdo a la ciencia.

  1. Fortalece el sistema inmunológico.
  2. Mantiene tu genital sano.
  3. Te permite luchar contra el cáncer.
  4. Funciona como analgésico que nos ayudan en dolores de menstruación.
  5. Auspicia la relajación y el bienestar personal.

Si quieres familiarizarte con la sexualidad femenina y tu clítoris para conocer(te) más te dejamos este video:


También te puede interesar: Violencia obstétrica: ¿Por qué las mujeres temen estar embarazadas?

Síguenos en Google News
Quizá te pueda interesar

5 series y películas feministas de Netflix

En la actualidad, las series y películas han buscado incluir los temas…

Las nuevas políticas de OnlyFans abre una brecha de ideologías

Es una plataforma conocida por el contenido sexual. Ahora las nuevas políticas…

Violencia obstétrica: ¿Por qué las mujeres temen estar embarazadas?

La violencia obstétrica se ha vuelto más real, entre historias y quejas…