La violencia obstétrica se ha vuelto más real, entre historias y quejas de las mujeres que deciden alzar su voz. De esta forma, las historias se revelan y suman una razón más a porque las mujeres le temen a pasar por el embarazo y todas sus etapas, o por comenzar su recorrido por la ginecología.

¿Qué es la violencia obstétrica?

El Grupo de Información en Reproducción Asistida (GIRE) menciona que la violencia ginecológica y obstétrica es la forma específica de violación a los derechos humanos y reproductivos de la mujer.

Esto incluye sus derechos a la igualdad, a la no discriminación, información, integridad, salud, autonomía reproductiva en los servicios de salud tanto públicos como privados. Esto une a la violencia institucional con la de género.

Se presenta en todas las etapas de la mujer, no exclusivamente en el embarazo, ya que se puede observar desde la ginecológica la cual se vive durante toda la vida, y la obstétrica durante la etapa del embarazo, parto y puerperio.

¿Cómo se presenta?

El Instituto de la Salud Pública informó que millones de mujeres han sufrido de este tipo de violencia.

Entre los años de 2011 y 2016, el 33.4% de mujeres entre 15 a 49 años sufrieron algún tipo de maltrato por parte del personal al momento de tener un parto, siendo esta en mayor parte de forma física o verbal.

Dentro de las formas de violencia se encuentran:

  • El maltrato físico,
  • la humillación y abuso verbal,
  • violación a la confidencialidad,
  • negación al tratamiento,
  • procedimientos autoritarios para colocar un método anticonceptivo o una cesárea y otros.
¿Solo a las adultas o también a las jóvenes?

La violencia obstétrica no distingue, sin embargo, se  menciona con regularidad quejas este tipo de violencia en los embarazos adolescentes.

La situación va de las jóvenes mencionando haber sido maltratadas de forma verbal o física por parte de los médicos y enfermeras, o de sufrir discriminación por el embarazo adolescente y su situación económica.

Sin embargo, se confirma que esto no solo ocurre al momento del embarazo. Se  reportan casos en donde procedimientos médicos como la ligadura de trompas o la histerectomía se le niega a  las mujeres, bajo la simple frase “estas muy joven” o “No has tenido hijos aún”.

¿Quieres saber más? Te recomendamos ver el siguiente video:


Lee también: Llega segura a casa con la Línea Rosa TaliRs

 

Síguenos en Google News
Quizá te pueda interesar

5 series y películas feministas de Netflix

En la actualidad, las series y películas han buscado incluir los temas…

Las nuevas políticas de OnlyFans abre una brecha de ideologías

Es una plataforma conocida por el contenido sexual. Ahora las nuevas políticas…

Las dos caras de agradecimiento por una labor médica

Las siguientes historias las quise colocar como dos caras de la moneda…