Para todos los yucatecos es obligatorio haber tenido que bailar la clásica jarana yucateca vestido con tu huipil o guayabera. Ya sea por un evento en la escuela, porque a tu mamá le gustaba o por simple gusto, la tonada y el ‘chancleteo’ vienen inscritos en nuestra mente desde el día que nacemos.

Pero a todo esto, ¿sabes por qué se le conoce así a la jarana yucateca? O ¿de dónde viene esa peculiar canción? Si tu respuesta es no, el día de hoy te platicaremos un poco más sobre la historia y cómo esta ganó tanto reconocimiento.

jarana yucateca

Historia de la Jarana Yucateca

El término ‘jarana’ viene de alboroto, esto debido a que durante la época de la Colonia, españoles y criollos gritaban: “Ahí va a empezar la jarana” cada que escuchaban la música.

Con el paso del tiempo, los propios pueblerinos al no saber a lo que se referían, decidieron nombrar así a este estilo de baile. Fue ahí cuando oficialmente nació la jarana yucateca.

Esta comparte en gran medida los ritmos sonoros y el baile de la jota aragonesa. Como la mayoría de las cosas en esa época, esta viene siendo un resultado de la mezcla de ambas culturas.

Por tradición esta se baila en las vaquerías, fiestas que se llevaban a cabo al momento de marcar al ganado. Pero que con los años se han convertido en eventos religiosos.

Las mujeres deben vestir los famosos huipiles, aunque si se trata de un evento grande, nada mejor que su terno de gala, zapatos blancos y un reboso. Mientras que los hombres utilizan la guayabera y pantalón de dril, en su cabeza deben llevar un sombrero tejido y en sus bolsillos un paliacate rojo.

jarana yucateca

Ya se ha vuelto costumbre que cada año en diferentes puntos de la ciudad de Mérida la Orquesta Jaranera y el Ballet Folclórico del Estado de Yucatán nos traigan el tradicional baile. Pero nada mejor que acudir a una vaquería regional para poder ver la jarana en su máximo esplendor.

 

También te puede interesar: Los cenotes en Mérida, ¿qué tanto sabes sobre ellos?

Síguenos en Google News